<

Documento preparado por un panel de expertos que acompañó el proceso desde el momento del descubrimiento del individuo muerto.

La Especie:

El Águila Harpía, Harpiaharpyja,  es una especie de la clase Aves, orden Accipitriformes, familia Accipitridae. Única especie de su género, es el águila de mayor tamaño del Neotrópico y esta categorizada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza a nivel mundial como Casi Amenazada. Es considerada como especie sombrilla que habita en los bosques húmedos tropicales donde se alimenta de mamíferos arborícolas.

Las AguilasHarpias usualmente levantan un pichón cada dos o tres años, el cual requiere del cuidado parental tanto del macho como de la hembra durante al menos un año completo. Un individuo alcanza su madurez alrededor de los cuatro a cinco años de vida.

Nidos Activos:

En Colombia se tienen muy pocos registros de nidos activos de la especie Harpiaharpyja. En los últimos meses, dos nidos activos habían sido reportados a la comunidad ornitológica nacional, uno de ellos ubicado en el municipio de Bahía Solano (Chocó, jurisdicción de Codechocó) y el otro en el municipio de Carepa (Antioquia, jurisdicción de Corpourabá).

El nido de Carepa solo ha sido visitado por un par de ornitólogos locales pues las condiciones de seguridad de la zona no permiten la visita de personal no local. El nido de Bahía Solano, tiene una ubicación privilegiada por su facilidad y accesibilidad y estaba siendo observados por ornitólogos y observadores de aves. De alguna forma se había constituido en un dinamizador del turismo de observación de aves en el JardínBotánico del Pacifico, ubicado en cercanías de la comunidad Macana. Esta comunidad ha participado activamente en procesos de sensibilización tendientes a fomentar el cuidado de la especie y su hábitat.

Cacería de un individuo en Bahía Solano:

El lunes 7 de noviembre de 2016, durante los recorridos habituales de inspección del JardínBotánico del Pacifico, uno de los guarda parques encontró un ejemplar de la especie muerto cerca de un arroyo. El ejemplar había recibido un disparo, presentaba amputación de la pata derecha asociado a la colecta de trofeos de caza y tenía una soga amarrada al cuello. Medidas tomadas al ejemplar conducen a pensar que se trata de la hembra pero esta información será corroborada con análisis genéticos que se adelantan en este momento.

La situación generó gran incertidumbre acerca del nido pues se tenían altas sospechas sobre la presencia de pichones.

El caso fue llevado como una denuncia a la autoridad ambiental correspondiente. Por la cercanía con la comunidad ornitológica, se dio aviso rápido a los observadores de aves y se inició un proceso de seguimiento del caso por parte de algunas instituciones quienes voluntariamente han ido aglutinándose para generar aprendizajes y tratar de sacar lo mejor posible de la situación.

La observación de aves es una actividad creciente en el país que ha sido priorizada como una de las estrategias nacionales de promoción del país por parte del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, de la cual se habla mucho en la prensa, esto ha facilitado que el hecho se haya visibilizado en televisión y prensa tanto escrita como hablada. La muerte de un Águila Harpía anidando tiene relevancia ecológica similar a la muerte de un Jaguar o de un Oso de Anteojos y el público, cada vez más educado y sensible, presta mucha atención a estas situaciones.

El cuidado parental en Águila Harpía lo hacen ambos padres. Normalmente es la hembra la encargada de cuidar el nido y al polluelo, ella le da calor y ahuyenta a los potenciales depredadores. También es la encargada de partir las presas que son traídas por el macho. Las presas son animales, principalmente mamíferos arborícolas de gran tamaño como Monos Aulladores (Allouataseniculus) y Osos perezosos (Bradypusvariegatus y Choloepusspp.). Como se sospechaba por las dimensiones del cuerpo rescatado que se trata de la hembra, se incrementó el temor por la suerte que pudieran correr los pichones en caso de confirmarse su presencia en el nido, pues la ausencia de la madre les dejaría en un alto estado de indefensión frente a posibles predadores y expuesto a las variables atmosféricas que por los días actuales son de altas precipitaciones diarias.

Motivados por la importancia de la situación, un equipo conformado por personal de la Universidad EAFIT y la Fundación Águila Crestada, viajaron al sitio del nido. Allí encontraron que el animal muerto estaba en un avanzado estado de descomposición pero consiguieron tomarle medidas y tomar muestras de tejidos. También, se preservó tanto del animal cómo fue posible y fue trasladado a la Universidad EAFIT para su preparación y posterior conservación para hacerle análisis posteriores. Dicho traslado y disposición del espécimen muerto está amparado con los permisos de colección de la Universidad.

Imagen tomada del registro de la Universidad EAFIT y la Fundación Águila Crestada

El equipo llevó consigo un dron con el que se logró observar el nido y comprobar la presencia de un pichón. Dicha comprobación se hizo el día 10 de noviembre, y se logró estimar que podía tener entre una y tres semanas de vida. Por tratarse de un individuo en un alto estado de vulnerabilidad cuyo cuerpo aún carece de plumas, y al que los cambios de temperatura y las lluvias le ponen en mayor riesgo de padecer una hipotermia, se determinó la necesidad apremiante de ascender al nido para evaluar la situación del pichón y de ser posible proceder con su rescate.

El sábado 12 de noviembre se inició la escalada del árbol. Desafortunadamente entre la lluvia y la dificultad que presentaba el árbol, solo se logró ascender hasta la mitad. Para el día domingo 13 de noviembre se programó el segundo ascenso y se alcanzó en nido. Lastimosamente al llegar se encontró el polluelo ya muerto. Por el estado del mismo se determinó que tenía entre una y dos semanas de nacido y que no llevaba más de un día de fallecido. El pichón fue colectado para ser analizado por biólogos. Santiago Zuluaga de la FundaciónÁguila Crestada realizo un video en el nido al momento del hallazgo de polluelo muerto, es bastante conmovedor. El video puede ser visto en el siguiente link: https://youtu.be/L6gA-y4Xl9o

Imagen tomada del registro de la Universidad EAFIT y la Fundación Águila Crestada

Todas las acciones que se adelantaron en campo y en la coordinación de las acciones alrededor del rescate de ambos individuos muertos, fueron financiadas por organizaciones privadas. No fue posible que las entidades públicas, responsables de proteger la especie, aportaran recursos o logística para facilitar las acciones que debieron ser inmediatas.

El equipo interdisciplinario conformado por los firmantes de este comunicado, generó un documento con recomendaciones técnicas de manejo para la autoridad ambiental Codechocó para casos futuros. Hasta el momento no sabemos si la autoridad ambiental presentó denuncia formal del hecho ante las autoridades de policía y fiscalía para la búsqueda de los responsables. Confiamos en que, se adelanten suficientes acciones de sensibilización y educación de las comunidades campesinas, negras e indígenas en las áreas de distribución de la especie que nos ayuden a prevenir una situación tan lamentable como la que estamos viviendo con la perdida de estos dos valiosísimos especímenes.

Confiamos también que Corpouraba, cuna actual del único nido activo conocido en el país, tome cartas en el asunto de manera oportuna para evitar que corra con la misma suerte que corrió el nido de Bahía Solano.

Este grupo de instituciones firmantes de este comunicado de prensa, vamos a promover a nivel nacional una estrategia efectiva para la conservación de la especie y sus hábitats. Confiamos en encontrar interlocutores en las distintas organizaciones públicas y privadas para gestionar de manera conjunta los recursos que nos permitan hacer de esta iniciativa una realidad. 

Medellín, 15 de noviembre de 2016

 

Conforman el panel y firman el documento:

 

Ana Maria Castaño

Presidente

Sociedad Antioqueña de Ornitología

 

Juan Fernando Diaz

Docente Biología

Universidad EAFIT

 

Santiago Zuluaga

Director

FundaciónÁguila Crestada

 

Alex Ospina

Director

Centro de Rehabilitación de Aves Rapaces de Pereira

FundaciónÁguilas de los Andes

 

Iván Lozano

Director

Fundación Bioparque La Reserva

 

Tatiana Gomez

Directora

JardínBotánico del Pacifico

 

Miembros de la comunidad

Macana

Bahía Solano

Published in Noticias Bioparque

   

Suscribir al Boletín

Términos y Condiciones

                                                                                            



 

                                                                                             Tripadvisor